Moda toda la Moda

domingo, 31 de mayo de 2015

Giorgio Armani es el todopoderoso de la moda

Festejó sus 40 años de carrera en el mundo de la moda con un gran desfile donde asistieron más de 600 personalidades de la talla de Tom Cruise, Tina Turner, Janet Jackson, Lauren Hutton, Glenn Close, Sophia Loren o Pierce Brosnan ellos apreciaron en el Teatro Armani un desfile retrospectivo en el que participaron 179 modelos. En la fiesta posterior, Antonia Dell’Atte, que fue su modelo y su musa en los años ochenta, le dijo con aire pícaro al primer ministro italiano, Matteo Renzi: “Giorgio no solo saber vestir a las mujeres, sino también desnudarlas”.

Trabaja con un gran equipo de personas. Dicen los colaboradores de Armani, y corrobora él, que su ansia de perfección lo lleva a controlar personalmente cada detalle, algo que no debe de ser tan fácil en un emporio que cuenta con 4.700 empleados, casi 8.000 millones de euros de ingresos y una producción que va de la alta costura a los hoteles pasando por la moda joven, las gafas, la ropa infantil, los perfumes, el maquillaje o los restaurantes. De todos los ejemplos, uno de los que más llama la atención tiene que ver con el teatro. Este fue diseñado por el prestigioso arquitecto japonés Tadai Ando sobre una antigua fábrica de chocolate y consta de 628 asientos alrededor de un rectángulo de luz. En octubre de 2001, cuando el teatro ya estaba terminado pero aún faltaban unos días para la inauguración, Giorgio Armani apareció y se sentó en cada uno de los asientos para comprobar que la visión era perfecta desde todos los ángulos. Solo entonces dio su visto bueno.

No piensa en el retiro. Otra de las características de Armani es la de su negativa absoluta a dejar el timón. La pregunta de si se va a retirar se la han hecho mil veces, al derecho y al bies, pero la respuesta es siempre la misma: “No”. Una de las cosas con la que más orgulloso está Armani -además de haber ocupado en una ocasión la portada de Time- es la de no haberse vendido a las multinacionales. La globalización de la economía, unida a la fuerte crisis que viene sufriendo Europa en general y los países del sur en particular, ha provocado en los últimos años una desamortización de la marca Italia. Un gran número de los productos italianos ya sea en la gastronomía, la moda o la automoción ya solo lo son de nombre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario