Moda toda la Moda

lunes, 7 de diciembre de 2015

CHANEL TRANSFORMA ROMA EN PARÍS

El diseñador Karl Lagerfeld recreó el martes en el histórico "Teatro número 5" de Cinecittà, donde Federico Fellini rodó "Ocho y Medio" y "La dolce vita", un París en blanco y negro para exhibir una colección que homenajeó a la moda artesanal.

El creador alemán hizo una presentación por partida doble en los legendarios estudios romanos, el Hollywood del Tíber, ya que además de presentar el desfile "Métiers d'Art Paris à Rome 2015/2016" exhibió un corto protagonizado por Kristen Stewart y Geraldine Chaplin.

La velada comenzó para los invitados a la fiesta romana de Chanel -que de esta manera continua la tradición de presentar cada año una colección de "media costura" que destaca la labor de los talleres artesanales de la firma con una bienvenida a uno de los decorados estables que reproducen los foros romanos.

A continuación Lagerfeld ofreció por primera vez la proyección de "One and forever", un cortometraje dirigido por el diseñador y director de 82 años en el que se cuenta una breve historia que gira alrededor de un rodaje en el que Stewart y Chaplin interpretan a la legendaria creadora de Chanel, Coco.

"Es único y genial, es de verdad un auténtico genio. Es un creador impresionante, es mucho más que moda, estilo... y es director de cine además, he hecho cuatro películas con él y es impresionante", dijo Chaplin sobre Lagerfeld a dos medios españoles, entre ellos Efe.

A la proyección, acogida con unos aplausos posiblemente más tímidos que los que recibiría después Lagerfeld tras el desfile de sus maniquíes en el adyacente París simulado, le siguió el plato fuerte de la noche.

Tan de cartón piedra como el set de bienvenida era el París reconstruido en el plató favorito de Fellini, uno de los 21 con los que cuenta Cinecittà, distribuidos en 21 hectáreas y en donde se rodaron peplum emblemáticos como "Quo Vadis" y la "Cleopatra" que selló la tormentosa unión de Elizabeth Taylor y Richard Burton.

Una plaza con un quiosco de música, al final de una calle con un cine que exhibe un ficticio "Rendez-vous à Rome", una floristería, una frutería, una panadería y varios cafés, todos en varios tonos de gris que evocaban un París intemporal, sirvieron de decorado a la colección con unas modelos que simulaban llegar en metro, saliendo de una estación de nombre "Paris-Rome".

Los tonos de la colección que Lagerfeld presentó en la capital italiana se resumen en una paleta de "otoño tardío parisino", con los colores fetiche de Chanel: negro, beis, crema, gris y azul marino, con pinceladas de marrones, ocres, naranjas y capuccino.

El tweed, el mohair, la cachemira, la lana bouclé, el cuero, el jersey y el terciopelo se combinaron en diversas propuestas con encaje, crepés de seda, chiffon y georgette y hasta celuloide trenzado.

Por las calles de un París en el que se respiraba Fellini Lagerfeld hizo desfilar su modelo icónico ya sea en tres piezas -chaqueta, falda recta y pantalón pitillo- o en trampantojo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario