Moda toda la Moda

lunes, 13 de febrero de 2017

6 cosas que debes aprender del estilo escandinavo



“Nuestros looks tienen un punto un poco andrógino sin ser demasiado masculinos. Un espíritu que encaja bien con nuestro maquillaje sencillo, las cejas espesas y el pelo con acabado natural. Nuestro punto fuerte es crear un estilo atemporal sin ser aburrido”, dice la estilista, que enfatiza que sus máximas de estilo son: “Menos es más”, “Calidad mejor que cantidad” y “Comodidad por encima de todo”.

Confían en el poder de los detalles

“Los accesorios y los pequeños detalles pueden cambiar prendas que ya tenemos y evitar que gastemos dinero comprando otras nuevas”, explica Teisbaek. Según la estilista, es algo que las escandinavas saben hacer muy bien. En el libro comparte varios ejemplos para llevarlo a la práctica: actualizar una camisa poniéndole un lazo en el cuello, reciclar las sandalias veraniegas llevándolas con calcetín en invierno, colocarse un pañuelo a modo de cinturón o cortar el bajo de los vaqueros para lograr el tan buscado ‘efecto Vetements’.

Sus 8 piezas ‘must’

Hazte de esas prendas básicas: camisa blanca (elige una que siente bien a tu silueta y que tenga un tejido de calidad), vaqueros, blazer (“mejor que no tenga bolsillos porque aportan volumen extra”) y zapatillas de deporte (“cómprate unas blancas y otras de un color potente y combínalas con looks femeninos para que el resultado no sea demasiado descuidado”). Además deberás tener stilettos de un color potente (rojos o azules son sus favoritos), joyitas, blusa de rayas y un bolso especial.

Son fieles a la paleta de color escandinava

“No es ningún secreto que las escandinavas no nos vestimos con los colores del arcoíris”, bromea en el libro. La gama imprescindible para hacerte pasar por una de ellas incluye el negro, el azul, el gris, el blanco y los tonos tierra. Más allá de esos, el rojo o el azul cobalto (“juntos son fantásticos”) son los dos tonos predilectos para dar pinceladas de color a los looks.

Mezclan materiales

Ellas son expertas en mezclar materiales: el cuero y el punto son dos tejidos que contrastan muy bien y que lograrán que incluso un look monocolor tenga un aspecto totalmente distinto.

Combinan las prendas de forma inesperada

Las combinaciones favoritas de las escandinavas son: blazer encima de una sudadera con capucha; sustituir los tacones por zapatillas de deporte cuando se lleva un delicado vestido o traje; actualizar una simple camisa llevándola abierta o sumándole un choker; restar feminidad a una falda lápiz emparejándola con una camiseta desgastada o contrarrestar el espíritu clásico de un pantalón de traje calzándose unas sandalias con calcetines. “Somos maestras en crear contrastes: lo mismo llevamos jeans masculinos con zapatos de tacón que una camiseta robada a nuestro chico con una minifalda”, explica la autora.

Máximas que sorprenden

“Los accesorios son la guinda del pastel y son capaces de transformar milagrosamente cualquier look“, sentencia la autora. Según confiesa, los bolsos y zapatos son lo más atrevido de su armario. Los tiene metalizados, estampados y de colores potentes. La clave para que el resultado sea típicamente escandinavo está en las combinaciones. Y aquí, Pernille también tiene unos cuantos trucos: “Los bolsos de fiesta no son solo para eventos, llévalos a diario con jerséis cómodos y zapatillas”, “utiliza los cinturones para algo más que sujetar los vaqueros y colócalos sobre abrigos o para entallar los looks por capas” y “no olvides dar un toque femenino a lo que llevas con un poco de pintalabios rojo”. /






No hay comentarios:

Publicar un comentario