Moda toda la Moda

sábado, 4 de marzo de 2017

Actitud Moschino


El historial del siempre irreverente diseñador como director creativo de Moschino pasa por diseños inspirados en la comida rápida, en barbies sobre patines y en muñecas recortables, la que fue su última propuesta sobre la pasarela italiana presentada el pasado mes de septiembre. No es de extrañar por tanto que la expectación fuera máxima entre el privilegiado público presente en la milanesa Vía San Luca, escenario del show de Moschino en la segunda jornada de la Milano Moda Donna 2017.

Desde el primer momento que se vió a Kendall Jenner sobre la pasarela, se supo que esta vez el reciclaje sería el elemento protagonista de la colección otoño-invierno 2017 de Moschino. Incluso la pasarela estaba recubierta por trozos de cajas de cartón unidos con cinta adhesiva.

Plástico de burbujas, chapas, bolsas y cubos de basura o incluso basura… eran algunos de los elementos con los que Scott creo magia, ya que ha logrado convertir estos materiales en moda con un cuidado patronaje.



‘Trash chic’, nunca la basura lució más glam

El desfile de Moschino en la Semana de la Moda de Milán estuvo dividido en tres partes. En la primera parte, las modelos lucían vestidos y abrigos en beige con letras, parches y accesorios en el mismo tono que parecían hechos de cartón.

En la segunda parte, los diseños a todo color mostraban patrones inspirados en los años 80. Con accesorios como grandes gafas de sol, mochilas, gorras de béisbol y grandes cadenas doradas.

El show de Moschino finalizó con otro cambio de registro, esta vez los protagonistas fueron los vestidos de noche, que no dejaron indiferentes a nadie. Un diseño hecho con relojes dorados, un vestido negro recubierto con plástico transparente, un bolso hecho con un rollo de papel higiénico... e incluso una composición hecha con restos de basura.

Pero el gran final fue protagonizado por el mismísimo creador, el genio disruptivo de la moda en el siglo XXI. Con una camiseta que leía: “Couture is an attitude, not a price point“, este personaje excéntrico y adorado por el mundo de la moda, demostró que la actitud y la creatividad, son los ingredientes esenciales en el mundo de la moda.



La colección otoño-invierno 2017-18 de Moschino es todo un himno a la basura, en forma de eslogan estampado en camisetas (‘Trash chic’) o directamente cosido a los vestidos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario