Moda toda la Moda

lunes, 22 de mayo de 2017

XL: Las redes ponen de moda las curvas



Desde profesionales como Ashley Graham o Tara Lynn, a modelos “amateur” como Mari Paz Muñoz, las chicas XL llenan las redes sociales de curvas y es que la filosofía “body positive”, que promueve la aceptación de un cuerpo sano al margen de la talla, logra cada vez más visibilidad y apoyos en el mundo virtual.

Un nuevo ideal de belleza arrasa en las redes sociales: llegan las guapas con curvas. Mujeres con tallas XL que, en plataformas como Instagram o Facebook, impulsan sus carreras como modelos.

Los medios digitales dan voz a esta nueva generación que promueve un ideal en el que la belleza va más allá de las medidas, y la aparición de las tiendas “online” ofrece una alternativa a aquellas que buscan romper con los estereotipos pero no con la moda: estar a la última ya no depende de las tallas.



MODELOS GRACIAS A INTERNET

El podio de la moda “curvy” profesional lo ocupan mujeres como Ashley Graham, con casi cuatro millones de seguidores en Instagram, o Iskra Lawrence, que roza los tres millones y medio. Son famosas también Tara Lynn, que se acerca al medio millón, o Tess Holliday, que ronda el millón y medio.

Hay muchas más “chicas XL” con cifras de seguidores que van desde los miles hasta los millones, pues la revolución de las curvas va ganando terreno en las pasarelas. Algunas de las mencionadas han ocupado portadas y reportajes de revistas como Vogue, y desfilado para grandes firmas de prestigio.

Sin embargo, el poder de las redes sociales está acercando al mundo de la moda “plus size” a jóvenes menos conocidas, pero que en internet logran dar sus primeros pasos. Chicas que se enfrentan a los prejuicios y que, aprovechando la visibilidad de Instagram y otras plataformas, lucen sus curvas sin complejos.

Es el caso de Mari Paz Muñoz (@mpazcurvy en Instagram), una española de 27 años que con algunos centenares de seguidores puede parecer pequeña en comparación con las cifras de las modelos de pasarela, pero gracias a su perfil en la red social ha logrado hacer sus primeros trabajos.

“Con las redes sociales han aumentado las posibilidades para personas como yo en un mundo tan difícil como el de la moda” afirma la modelo en entrevista con Efe en Madrid. Considera que, para ella, “sin ayuda de internet habría sido mucho más difícil, pero no imposible”.

“Siempre me ha interesado mucho el mundo de la moda y, gracias a las redes sociales, se puede conectar con multitud de marcas XL”, comenta.

Fue así como encontró el casting de la tienda online Corazón XL (http://www.corazonxltallasgrandes.es/), que buscaban modelos para su catálogo: “mandé algunas fotos mías y fui elegida”, indica Muñoz.

La empresa, que hace poco seleccionó a otra de las candidatas, Judith (@mode_illusions en Instagram), asegura a Efe que, en ambos casos, “la experiencia ha sido muy positiva” y que seguirán buscando chicas entre sus seguidoras de las redes sociales, “para que todas tengan esa oportunidad y puedan disfrutarlo”.

“Para nosotros, concretamente, las redes sociales son vitales y generan el 50% de nuestra facturación”, dice Patricia Porta, una de las dos responsables del proyecto, quien matiza: “si no estás en las redes no existes”.

“Instagram, al ser una red social totalmente visual y tan accesible, supone un escaparate único donde las marcas han sabido sacar provecho, y también es una ventaja para todas aquellas personas que quieren tener un escaparate gratuito donde exponerse” explica Mari Paz Muñoz.

Desde We Lover Size (http://weloversize.com/), una de las comunidades de internet más populares de esta tendencia y creada por las blogueras de moda Elena Devesa y Rebeca Gómez, afirman a Efe que “es maravilloso que cada vez existan más iniciativas de empoderamiento femenino y, sobre todo, que las adolescentes se sientan cada vez más libres de todas estas presiones gracias a internet”.

Su iniciativa abarca a “diferentes mujeres con diferentes sensibilidades”, pero que tienen un objetivo común: “romper con unos cánones estéticos asfixiantes, celebrar la diversidad e intentar hacer del mundo un lugar un poquito mejor”.

Pese a ello, creen que al movimiento “body positive”, basado en aceptar el cuerpo de uno mismo de manera saludable, todavía le falta camino por recorrer: “aún queda muchísimo trabajo por hacer y muchas realidades por visibilizar”, afirman.
“SEXY HAS NO SIZE”: ATRACTIVO MÁS ALLÁ DE LAS MEDIDAS

Tanto Mari Paz como Judith lucen una camiseta similar entre las fotos del catálogo de Corazón XL. En ella se puede leer un lema: “sexy has no size” (“la sensualidad no tiene talla”).

Esta prenda obtuvo un rotundo éxito dentro de la nueva colección de la tienda, arrasando en Instagram, y resultó tan llamativa que incluso desde We Lover Size impulsaron un concurso que la regalaba.

Al preguntar a Patricia Porta sobre el significado de ese lema dirigido únicamente a chicas de tallas XL, comenta: “la belleza o el ser ‘sexy’ no puede delimitarse al tamaño de tu ropa, de ahí nuestro movimiento #sexyhasnosize”.

Y eso incluye a todas las tallas, grandes y pequeñas, según indica, pero en Corazón XL saben “lo difícil que es encontrar ropa actual y de tendencia en tallas grandes”, por ello han decidido centrarse en este sector: “queremos ofrecer a esas mujeres la igualdad de vestir como les apetezca sin importar su talla”.

“Todas las mujeres somos reales, da igual la talla, raza o edad” defienden con rotundidad, aspecto que corroboran desde We Lover Size al afirmar: “Mujeres reales somos todas. Las altas, bajas, rubias, morenas, pelirrojas, delgadas, gordas, con diversidad funcional, con psoriasis... Todas”.

Mari Paz Muñoz, por su parte, dice estar de acuerdo con esas afirmaciones y comenta: “sólo se busca la aceptación de todas las personas, sin importar edad, altura, peso, sexo, etc. En el momento de vestir la camiseta para la sesión de fotos, el lema me hizo sonreír por todo el significado que aborda, ya que es importante actualmente”.

‘‘Sexy has no size’ promueve el amor, apoyo y respeto hacia todas las tallas”, según indica la modelo, que remarca: “Lo bonito está en la variedad, en que cada uno de nosotras nos tenemos que aceptar tal y como somos, sin importar la talla o el peso que tengamos”.



CURVAS ATRACTIVAS, PERO SALUDABLES

Otra de las críticas contra las que la revolución “curvy” tiene que lidiar es la acusación de que esta tendencia promueve la obesidad.

“Es una de las acusaciones que más daño nos hace, principalmente porque pensamos que está cargada de ‘gordofobia’”, señalan desde We Lover Size.

“No se trata de fomentar la obesidad, ni mucho menos. Es más, animamos a llevar una vida saludable más allá del peso que marque una báscula”, explican. Y aseguran que “se trata de fomentar la diversidad y un mundo más inclusivo con las realidades que se salen de los cánones establecidos”.

Mari Paz Muñoz sostiene que “un físico no determina ni refleja, en muchas ocasiones, la salud de cada persona. Yo voy al médico frecuentemente para conocer cómo me encuentro, haciéndome pruebas y controlando el peso. Intento mantener una alimentación sana, con algunos caprichos de vez en cuando, y mantenerme activa día a día”.

“Hay que romper los tópicos de que la gente gorda no se cuida o no hace deporte”, subrayan desde Corazón XL, donde creen que todos, al margen de la talla, deberían “tener unas rutinas saludables, no solo en alimentación, sino también con actividades físicas. No de manera drástica ni obsesiva, pero todo debe tener un equilibrio. No es solo aceptarse y quererse, también hay que cuidarse”.

La lucha contra estos prejuicios, que se consideran parte de la “gordofobia”, es el principal quebradero de cabeza de las “curvies”.

Sobre este y otros adjetivos empleados para referirse a las chicas de tallas grandes, como por ejemplo, “gordibuenas”, en We Lover Size tienen una postura clara:

“Estamos a favor de la reapropiación de la palabra ‘gorda’, creemos que hay que despojarla de todas las connotaciones negativas y que pase a ser lo que es: un adjetivo como otro cualquiera. Pero creemos que lo primero es que las mujeres se sientan cómodas con sus cuerpos, así que no seremos nosotras las que criminalicemos estos eufemismos, siempre y cuando se usen de manera positiva”.

Y es que, para continuar con esta tendencia, en la que la moda y la belleza no están reñidas ni con la talla ni con la salud, las blogueras Gómez y Devesa consideran que “lo principal es dejar a un lado los prejuicios sobre las corporalidades no normativas, porque todos los cuerpos tienen que ser igual de válidos. Por eso seguiremos luchando contra los estereotipos y aprendiendo por el camino”.

“Una vez pones el foco en una discriminación concreta algo hace ‘click’ en tu cabeza y empiezas a empatizar con todas las demás, que no son pocas” añaden.

“La palabra ‘gorda’ supone algo negativo, se asocia con algo feo, mientras que todas las modelos ‘curvy’ somos conscientes de nuestra talla y peso”, dice la modelo Mari Paz Muñoz, quien cree que “hay que luchar por abolir esa connotación negativa hacia un peso y talla diferentes”.

Por el momento, en internet, mientras la lucha “body positive” continúa, las curvas se van poniendo cada vez más de moda.



LO DIJO:

“Somos diferentes mujeres con diferentes sensibilidades, pero con un objetivo común: romper con unos cánones estéticos asfixiantes, celebrar la diversidad e intentar hacer del mundo un lugar un poquito mejor”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario